Social Network

Select Language

Resumen de la nueva Guía para la elaboración de una metodología de evaluación de riesgos en materia de Prevención de Lavado de Dinero y Financiamiento al Terrorismo.

Guía para la elaboración de una Metodología de Evaluación de Riesgos en Materia de Prevención de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita y Financiamiento al Terrorismo.

-
Por Miguel Gallardo Guerra y Marco A. López García / Derecho Financiero y Bancario / Publicado el 7 de julio de 2017.
-
Para: Sector Almacenes Generales de Depósito, Asesores en Inversión, Casas de Bolsa, Casas de Cambio, Centros Cambiarios, Instituciones de Crédito, Sociedades Cooperativas de Ahorro y Préstamo con niveles de operación I al IV, Sociedades Financieras de Objeto Múltiple Reguladas y No Reguladas, Sociedades Financieras Populares, Sociedades Financieras Comunitarias, Organismos de Integración de Financiera Rural, Sociedades Distribuidoras y Operadoras de Acciones de Fondos de Inversión, Transmisores de Dinero y Uniones de Crédito.

lavado de dinero

-

Asunto: Resumen de la nueva Guía para la elaboración de una metodología de evaluación de riesgos en materia de Prevención de Lavado de Dinero y Financiamiento al Terrorismo.

 

La Comisión Nacional Bancaria y de Valores (“CNBV”) dio a conocer en mayo de 2017, la guía para la elaboración de una metodología de evaluación de riesgos en materia de Prevención de Lavado de Dinero y Financiamiento al Terrorismo (la “Guía”).

El objetivo de la Guía consiste en señalar los criterios mínimos que las entidades financieras podrán considerar para un mejor cumplimiento a lo establecido en las disposiciones de carácter general en materia de Prevención de Lavado de Dinero (“PLD”), aplicables a entidades financieras, en particular lo que respecta a la incorporación de un Enfoque Basado en Riesgo (“EBR”).

El EBR consiste en evaluar los riesgos a los que una entidad financiera se encuentra expuesta, derivado de sus operaciones, productos, servicios o tecnologías con las que cuenta, en dicho sentido la entidad financiera deberá establecer procesos para identificar, medir y mitigar dichos riesgos apoyándose, entre otros, en los documentos que publique la CNBV como es el caso de la Guía.

Los tipos de riesgo considerados por la Guía son: (A) riesgos financieros, incluyendo (i) riesgo crediticio (falta de pago), (ii) riesgo operativo (sanciones), (iii) riesgo legal (demandas), (iv) riesgo reputacional (escándalos), (v) riesgo de liquidez (bancos), (vi) riesgo de fraudes y quebrantos, y (vii) riesgos de mercado y del entorno; así como (B) riesgos de lavado de dinero y financiamiento al terrorismo.

La Guía recomienda tres fases para evaluar riesgos consistentes en:

a)     Diseño, que significa identificar los elementos de riesgo (productos, clientes y países), con base en los factores genéricos que se observen en el desarrollo de la actividad de la entidad financiera y establecer los mitigantes que correspondan para mantener un nivel de tolerancia aceptable del riesgo identificado.

b)     Implementación, significa poner en funcionamiento un esquema de mitigación de riesgos que surgió de conocer el grado de exposición al riesgo de la entidad financiera.

c)     Valoración, significa revisar la eficiencia y eficacia de la metodología de evaluación de riesgos para el caso de que se puedan realizar actualizaciones o modificaciones en el diseño. Sugiere al menos revisar una vez al año la metodología o cuando se incorporen nuevos productos, servicios o tecnologías.

I.          Medición de riesgo, la Guía nos permite conocer como asignar diversos rangos de calificación y con ello determinar el nivel de riesgo que corresponda, el cual deberá representar la relación que existe entre probabilidad de ocurrencia del riesgo de que se lleve a cabo una operación de LD/FT y el posible impacto en la entidad financiera:

BGBG-MetEvalRiesgos

 

II.         Mitigantes de riesgo, elementos:

a)     Un buen gobierno corporativo,

b)     Establecer un área de control interno,

c)     Evaluar y administrar los riesgos a los que está expuesta la entidad financiera,

d)     Establecer estructuras internas, e)     Contar con un sistema automatizado robusto,

f)      Elaborar un Manual PLD, y

g)     Establecer capacitaciones periódicas.

 

Por último, la Guía también prevé que sea aplicable una metodología de evaluación de riesgos a nivel grupo financiero, en donde se deberá tomar en cuenta la metodología que se haya implementado en las demás entidades financieras que integren el grupo financiero de que se trate.

-

Datos de contacto: mgallardo@bgbg.mx y mlopez@bgbg.mx